Fechalunes, 6 de diciembre de 2010

~Rescate en la cuneta~ Algarrobo Cera03 (I)

El pasado mes de Septiembre, un compañero de trabajo, me invitó a visitarle en su chalet.

Sabe de mi debilidad por los algarrobos.
Y había visto algunos pequeñitos, de los llamados "bordes", en una cuneta.
Cada poco tiempo, pasaban los de mantenimiento y los machacaban con las desbrozadoras.
Ya que al crecer, se metían en la carretera.

Nos dimos una vuelta, me enseñó todas las que había visto y encontramos algunas mas.
Habían un montón de ellas.Todas iguales.
Pequeñas, rectas y llenas de cicatrices y cortes sucios.

Aun así, me las apañé para encontrar una pequeñita a la que al menos, podría salvar la base.

Mientras nos volvíamos con la "garroferita" bajo el brazo, vi algo de reojo y salí disparado.
Dejándome a mi anfitrión allí. En la cuneta. Preguntándose -¿Donde coño va este ahora?-

Cuando llegó a mi altura, yo ya tenía la base medio despejada de hierbas.
Me gustaba. Pero por desgracia, el suelo era pura roca e iba a resultar imposible sacarla de
ahí, con las suficientes raíces como para que saliese adelante. Y así se lo expliqué a mi colega.
Su respuesta fue: -¿A ti te gusta? Si te gusta, la sacamos-

Tras un par de minutos de discusión, me quitó el tallante de las manos y se puso a marcar la zanja.
-Venga. Sácame tierra- Me decía. -Corta esa raíz. Sácame tierra-
Una vez terminada la zanja, le fui indicando por donde ir adentrándose hacia la base.

En cuanto corté un par de raíces gordas, todo el árbol se movió.
¡Había crecido sobre una piedra plana, con una capa de tierra de por medio!
Un par de viajes con el pico... Y la piedra se partió y se separó.
-Vale primo- Le dije. -Nos la llevamos con piedra y todo-

Fue una lástima no haber hecho fotos del proceso.
Ya que la faena que hizo el compañero, fue de libro.
Pero hay que comprender, que estábamos en una cuneta con tráfico...
Y no era la situación mas propicia, para ponerse a sacar fotos.

Ya en casa, mas tranquilos y tras un merecido avituallamiento, nos pusimos manos a la obra.

La primera foto, bien se podría llamar "deslomao pero satisfecho"
Aquí, todavía se puede apreciar la piedra y las raíces creciendo sobre ella y bordeándola:

24 de Septiembre de 2010



Si señor. A trabajar en el suelo.
Deformación profesional. Qué le vamos a hacer.

Primero, una pasada de palillo muy despacito, para tratar de ver la situación de la piedra.

24 de Septiembre de 2010



Liberada por fin la roca, es hora de ver que hay en la base.
Pues hay... ¡Un montón de raíces de las buenas!

24 de Septiembre de 2010


Por si fuera poco, según voy retirando tierra para despejar el nebari, el tronco se ensancha más y más.

Aquí, ya casi está terminado el trabajo en el cepellón. Solo falta pasar a serrucho, ese tocón sobre mi mano.
Con las raíces que quedan mas arriba, creo que me lo puedo permitir. Y de paso, me evito que le dé por
ponerse a sacar raíces por ahí. Además de dejarle ya una base bastante plana.

24 de Septiembre de 2010


El tocón a retirar, por la parte de abajo.
No sé si se aprecia bien, pero no tenía raíces suficientes como para que valiese la pena dejarlo.

24 de Septiembre de 2010


Una vez terminado de podar y sellados todos los cortes, tanto de ramas como de raíces gordas, llegó la
hora de preparar la maceta.
Me gusta hacerlo siempre antes. Pero en esta ocasión, el tamaño me pilló por sorpresa.
Por suerte, soy precavido y llevaba en el coche macetas de todos los tamaños y pómice de más.

24 de Septiembre de 2010

24 de Septiembre de 2010

24 de Septiembre de 2010


Ya en casa por la noche, les dí a las dos un riego con un complejo tipo Enraigard.
Esta foto está hecha con el móvil y su calidad es pésima.
Pero al menos se aprecia el movimiento del tronco, así como la entrada del agujero que lo atraviesa
de lado a lado.

24 de Septiembre de 2010


A las tres semanas de sacarlo, lo subí a la terraza. Y al poco tiempo se puso a brotar.
No estaba entre mis planes darle abono hasta después del invierno.
Pero en vista de que seguía sacando más brotes y que el resto de algarrobos también seguían
brotando, decidí ponerle cuatro bolas de Hanagokoro al cumplirse dos meses de su extracción.
También le dí una pasada de guano a media dosis.

Más tarde, le dí como al resto, un par de riegos con Atami 13+14.


1 de Diciembre de 2010

1 de Diciembre de 2010


Para acabar la primera entrega de esta evolución, pongo unas fotos de esta misma mañana.
No es que haya cambiado mucho desde su llegada a casa pero bueno... Por fotos que no sea.

Lo sé... Le sobra la mitad del tronco.
Pero últimamente, cuando cojo algo, prefiero lamentar no haber cortado más...
Que lamentar haber cortado tanto.
Para quitar siempre hay tiempo.
De momento, con que supere el trance, tengo más que suficiente

6 de Diciembre de 2010

6 de Diciembre de 2010

6 de Diciembre de 2010

6 de Diciembre de 2010


Ahora solo queda hacer que pase el invierno lo mejor posible.
En primavera, revisaré este artículo y espero poder ampliarlo con nuevas y buenas noticias.

1 comentarios:

cubrik dijo...

Me encanta es una pasada. Es verdad, le sobra tonco, pero macho, menudo pedazo de cacho de garrofera que te has agenciao. Enhorabuena y espero mas fotos de ese mountruo de arbolaco.

un abrazo.
Jardinero fontanero extremo. jejeje.

Publicar un comentario